Textos: Fran Sueiro

Fotografías: Andrés Molina


Al igual que el pasado mes, nuestro punto de partida es el Puerto de Navafría, sólo que en esta ocasión caminamos en sentido contrario. Y también ahora la primera subida se convierte en un rompepiernas: 300 m de desnivel en poco más de dos kilómetros hasta llegar a la peña de los Horcos a 2092 m de altura, pasando antes por El Reventón, que hace honor a su nombre. A partir de aquí, el camino discurre entre subidas y bajadas, alguna también pronunciada, pero mucho más llevaderas.

Le hemos cogido el gusto a dormir al raso y también en esta ocasión elegimos el cielo por techo. Sólo que esta vez la suerte puso un boquete en el camino. A las tres de la mañana, y después de contemplar – mitad embeleso, mitad pavor – como los rayos surcaban el cielo en la provincia de Segovia, tuvimos que hacer petates y descender hasta el refugio de Santui para, desde su pequeño techado, sentir como el cielo se derrumbaba sobre nuestras cabezas.

Y es que la tormenta se convirtió en la principal compañera y protagonista de nuestro paseo. Ya al amanecer el cielo aparecía despejado, pero pocas horas después las nubes volvían a juntarse y los rayos hacían que variásemos nuestra ruta inicial, descendiendo desde los Tres Colgadizos por un cortafuegos hasta la horizontal. Después de la comida, lo que empezaba siendo llovizna se transformó en tromba veraniega: tres horas de descenso por la  Horizontal bajo una intensa lluvia y el resplandor de los relámpagos.





Desde el Puerto de Navafría y hacia el este, nacen dos caminos. Uno con escasa pendiente, parte desde el cartel que nos anuncia la entrada a Castilla y León: se trata de la Horizontal, una pista que recorre la cara sur de la cordillera, siempre desde la Comunidad de Madrid. Es un camino ideal para recorrer en bicicleta, pero un poco tedioso si se hace andando, por su gran longitud. Nos cruzaremos con él en varias ocasiones y se puede usar para descender en caso de necesidad a cualquiera de los pueblos del valle, ya que hay numerosas pistas que lo comunican.

Poco más arriba del cartel, y cruzando un zarzo de alambre, sale un camino que se empina profundamente: es éste el que tomaremos. Durante prácticamente toda la ruta el camino se mantiene con una anchura considerable, comunicándose con la horizontal por intersecciones y cortafuegos. Las subidas y bajadas son continuas pero no demasiado duras, si exceptuamos el comienzo.

A causa del agua –unas veces por falta y otras por exceso-  nos vemos obligados a descender tres veces hasta la horizontal.

La primera en el Puerto de Linera, hasta toparnos con el nacimiento del arroyo del espino, 2 Km después, donde comimos y llenamos las botellas. La segunda en plena noche, desde Peñaquemada hasta el refugio de Santui, para evitar la tormenta. Y la tercera, en la tarde del segundo día y por idénticos motivos, desde los Tres Colgadizos hasta Somosierra.


Flora y Fauna


La vegetación es la propia de alta montaña: piornos, turberas y monte bajo. En las laderas, encinas y repoblaciones de pinos: del silvestre en las proximidades a la horizontal y también de pino negral en las cercanías a Somosierra.

El capítulo de la fauna merece mención especial para los caminantes. Por los buitres, habituales de estas alturas, aunque menos frecuentes que en la otra parte de la cordillera. Chovas, perdices y collalbas. En el suelo, huellas de corzo y hozadas de jabalíes.

Lo más sorprendente, sin embargo, fue la actitud de un zorro que lejos de sorprenderse o asustarse cuando nos vio, decidió seguir nuestros pasos, mostrándose sin ningún recelo. Seguramente acostumbrado a recibir las sobras de la comida de algún excursionista, observó con gran curiosidad los preparativos de la cena. En previsión a una posible visita nocturna, decidimos guardar comida y sobras en el interior de una mochila antes de dormir. Ya oscurecido, y en medio de nuestro sueño, intentó el saqueo y como no encontró que comer decidió, ni corto ni perezoso, huir con una de nuestras botas. Afortunadamente, nos percatamos a tiempo y tras pequeña carrera nocturna, desistió de hacernos llegar a la pata coja hasta Somosierra..



 
inicio   cultural   histórico   con niños   rincones   gastronómico   aventura   sobre ruedas   agenda   tienda  inicio.htmlcultural.htmlhistorico.htmlcon_ninos.htmlrincones.htmlgastronomico.htmlaventura.htmlsobre_ruedas.htmlagenda.htmltienda_online.htmlshapeimage_1_link_0shapeimage_1_link_1shapeimage_1_link_2shapeimage_1_link_3shapeimage_1_link_4shapeimage_1_link_5shapeimage_1_link_6shapeimage_1_link_7shapeimage_1_link_8shapeimage_1_link_9

Con esta senda completamos la publicada anteriormente (12 picos), recorriendo el límite que separa la Sierra Norte de Madrid con Segovia por todas sus cumbres. Un camino duro pero bello, en el que la ausencia de agua se convierte en el principal inconveniente.

Desde el puerto de Navafría a Somosierra, contemplando las tierras de la meseta castellana y las laderas salpicadas por los embalses, que desde las alturas semejan recortes de mar.

Por el límite segoviano a Somosierra


Información



Senda:  Desde el Puerto de Navafría a Somosierra.

Distancia: 38 km

Alturas: Partimos de Navafría a 1.773 m. Altura máxima Reajo Alto 2.102 m. Llegamos a Somosierra a 1.444 m

Tiempo aproximado: Con calma y algún rodeo, algo más de día y medio. Unas 15 horas de marcha.

Dificultad: Es una ruta larga, por lo que se recomienda para aquéllos que disfruten del placer de andar y estén acostumbrados a hacerlo durante horas.

Para comer y dormir: Lozoya es el pueblo más cercano al punto de inicio y Somosierra es el  punto final. Ambos poseen gasolinera, supermercados y una oferta variada en hostelería. Si se pasa la noche al raso, hay que llevar un buen saco de dormir. El refugio de Santui, a medio camino, está cerrado -sólo lo usan  retenes y guardería forestal- pero tiene una terracita techada y con chimenea en la que pueden dormir resguardados de la lluvia 5 personas.

Observaciones: En toda la ruta no hay un solo punto de agua, por lo que habrá que ir bien provisto, o bajar a alguno de los arroyos de la Horizontal. En Santui también hay una fuente. En caso de coger agua de manantiales o arroyos es imprescindible comprobar que se hace cerca de su nacimiento y que no hay presencia de ganado cercano, para evitar enfermedades o contagios.

 
Cáceres: Montánchezgastronomico.html

gastronómico

Asturias: Luarcaluarca.html
rinconesrincones.html
Soria: Cañon del Río Lobosrio_lobos.html
con niñoscon_ninos.html
Soria: fortaleza califal de Gormazgormaz.html
históricohistorico.html
Cáceres: Museo Vostell Malpartidavostell.html
culturalcultural.html
Galicia: Río Naviasobre_ruedas.html

sobre ruedas

www.artesaniazalos.com
ABIERTO FINES DE SEMANA
INFORMACIÓN Y CONTACTO
687807394  -  918691154
Alameda del Valle   28742 Madrid
info@artesaniazalos.com
mailto:info@artesaniazalos.comhttp://www.artesaniazalos.comshapeimage_13_link_0

ARTESANIA EN METAL

LAMPARAS ARTESANAS

Madrid

agendaagenda.html
Madrid: 12 picos12_picos.html
aventuraaventura.html
Guadalajara: Sima de Alcorónsima_alcoron.html
Alemania: Ventanasventanas.html
Asturias: Tradicional Feria Ganaderamercado_ganado.html
Asturias: El bosque, para comérselobosque_boal.html
tiendatienda_online.html
Soria: yacimiento de Tiermestiermes.html
Lugo: Eido Douradodourado.html